Compartir

El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que en la actualidad hay una corriente nueva en los sectores empresariales en el mundo que está orientada a que la riqueza no sea excesiva  y que las ganancias adicionales no signifiquen destruir el territorio y el medio ambiente.

Aseveró que el operativo en Culiacán, Sinaloa, y el ataque a la familia LeBarón en Bavispe, Sonora, “despertó y alentó los afanes autoritarios del uso de la fuerza”, pero que su gobierno no hará frente a la inseguridad con violencia.

Tras la quema de vehículos debido a un operativo en el penal de Ciudad Juárez, Chihuahua, el Presidente respaldó al gobernador Javier Corral para que el gobierno estatal retome el mando del reclusorio.  

Acusó que en algunos países “se compran armas sin ningún requisito de nada, de las más potentes, más peligrosas”, por lo que aseguró que es el tráfico de armas es un problema que sí se puede atender.

Afirmó que hay personas en el crimen organizado con un “nivel de descomposición extremo” que cometen actos ilícitos bajo los efectos de drogas.

López Obrador reveló que en la iniciativa privada se está trabajando en la conformación de un código de ética empresarial, el cual es necesario para que “no vuelva a ocurrir” que empresas extranjeras sobornen y obtengan grandes contratos.  

Celebró que los empresarios hayan tomado la decisión de crear el código de ética para “fortalecer valores”.

Informó que hoy se reunirá en privado con empresarios de la construcción para tratar el tema del Tren Maya y resaltó que su gobierno siempre ha tenido buena relación con el sector privado, “hay discrepancias, pero en lo general nunca se ha roto el diálogo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here