Compartir

Un ex jugador de futbol americano universitario que sufría de demencia temprana fue uno de los que instó el martes a los legisladores del estado de Nueva York a prohibir dicha disciplina para niños de 12 años o menos. 

TJ Abraham, que ahora es médico, testificó ante una audiencia del comité de la Asamblea estatal en Manhattan sobre el daño cerebral que, según él, destruyó su práctica médica e interrumpió la vida familiar. 

Décadas después de que dejó de jugar para la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, Abraham se vio obligado a dejar de trabajar como ginecólogo el año pasado debido a un fallo de memoria; incluso olvidó cómo realizar los procedimientos médicos que había hecho miles de veces; perdía billeteras, llaves, documentos importantes e incluso su camino en el camino a casa en Harborcreek, Pensilvania. 

El comité de salud de la Asamblea del Estado de Nueva York también escuchó a expertos médicos, legales y deportivos hablar sobre una posible prohibición. Los legisladores en Albany considerarán el tema cuando regresen a trabajar en enero. 

La propuesta sigue un nuevo estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston que descubrió que los niños que juegan al futbol americano pueden desarrollar problemas cognitivos, conductuales y anímicos, y que mientras más años jueguen los atletas jóvenes, es más probable que sucumban al cerebro degenerativo. 

El abogado Michael Kaplen, que imparte un curso sobre lesiones cerebrales traumáticas en la Universidad George Washington, dijo que permitir que los niños pequeños participen en el futbol americano organizado “es el equivalente a jugar a la ruleta rusa”. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here