Compartir

La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, conocida como NASA, envió a la Estación Espacial Internacional un esperma de humano y de toro en cápsulas SpaceX Falcon, con la finalidad de saber si la falta de gravedad puede afectar los procesos de reproducción.

Antes del envío al espacio, expertos de la NASA experimentaron con erizos de mar y espermatozoides, hallando que en microgravedad el movimiento de los espermas es más rápido, pero en la fusión con el óvulo se vuelven lentos o no llegan al proceso de fecundación. Además, los científicos eligieron muestras de toro, ya que sus células son más consistentes en actividad y apariencia con la de los humanos.

Finalmente, los astronautas descongelarán los espermas para mezclarlos con químicos especiales que los activarán para comenzar con las investigaciones respectivas, para poder aportar los resultados que hallaron sobre el estudio.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here